Que en los días y noches del destierro erraba por el mundo

como un perro y decía que Nadie era  su nombre.

 

Odisea, libro vigésimo tercero